GNU/Linux y el disco duro

Hace unos meses salió una noticia, por varios medios, que apuntaban a Ubuntu un supuesto problema con los discos duros de las laptops.

Investigué un poco (sólo un poco) sobre los discos duros modernos. Los nuevos discos tienen una tecnología “load/unload”, en contraposición con CSS (Contact Start-Stop). En ésta última, las cabezas de los discos, al no estar éste en uso, quedan sobre la superficie del disco. Si hay movimiento de la laptop cuando ésta está encendida por ejemplo, esas cabezas pueden dañar el disco, entre otros problemas que tiene esta tecnología. En cambio con “load/unload”, la cabeza se mueve a un área especial, reduciendo el riesgo de dañar la superficie. En una laptop (móvil) esto es beneficioso. Otras ventajas son una mayor densidad de datos en los discos, mayor durabilidad (lo que dije antes) y menor consumo de energía.

Hay un límite en la cantidad de estos movimientos que un disco puede hacer, después del cual pueden aparecer problemas. Generalmente los discos duros actuales soportan unos 600.000 (más algunos, menos otros).

En la página del bug de Ubuntu, se menciona la experiencia de una persona con GNU/Linux y estos discos duros. Fea experiencia. En aproximadamente 2 años, usando dos laptops, una como servidor y la otra como workstation, tuvo que cambiar el disco rígido 4 veces. Otro tipo, como se puede leer en este comentario, perdió su disco en sólo 7 meses.

Recién estaba en Ubuntu Gutsy, la distro que utilizo, y el disco realizaba estos movimientos bastante seguido (no saqué cuentas, pero era mucho). Hay veces que parece tranquilizarse un poco, pero en algunos momentos, en un período de 10 minutos, realiza aproximadamente 20 de estos movimientos. Reinicié en Windows Vista Home Premium (que vino con la compra de la laptop), y ahora estoy escribiendo el post allí. El disco se encuentra mucho más tranquilo. Realiza esos movimientos de la cabeza, pero no tan exageradamente. Además la temperatura se mantiene normal (45-48 grados). Todo esto me da un poco de bronca, la verdad.

Bueno, creo que este post será más que interesante para los que usan el sistema operativo del pingüino en sus laptops.


Al parecer GNU/Linux no se lleva bien con estos discos. Realiza este parkeo, pero rápidamente la cabeza vuelve sobre la superficie (debido quizá a algún logger, o proceso que frecuentemente accede al disco), lo que causa una cantidad exagerada de estos movimientos en un tiempo determinado, y que lleva a reducir bastante la vida útil de los discos duros. Habrán visto que el bug está confirmado en varias distribuciones, y en el caso de Ubuntu la importancia es crítica.

Un usuario, en los innumerables comentarios, deja constancia de que no tiene ese problema en Hardy Heron. Dice que no sufre de los parkeos excesivos (que no aumentan), pero no dice nada sobre la temperatura. Ahora, la solución real a este problema (como dice alguien allí), no es que no se realicen estos movimientos de la cabeza del disco, sino que no se hagan en forma tan excesiva como en GNU/Linux. Las soluciones que se ofrecen son, en vez de soluciones reales o fixes, workarounds. La gente de Debian, por ejemplo, a “corregido” este error de esta forma.

Así que mientras esperamos una solución verdadera, podemos aplicar el fix que se meciona aquí, como indica la descripción del bug en Ubuntu (que por cierto, deberían leerla antes de hacer algo).

Notarán que los parkeos se detienen totalmente (por lo menos en mi disco), pero la temperatura del mismo aumenta. Este aumento también podría afectar la vida útil del disco si llega a ser muy excesivo. Esto es porque se deshabilita APM (Advanced Power Management) en el disco rígido.

Estaría bueno que si alguien con una laptop está usando Ubuntu Hardy Heron, nos de más información al respecto, ya que esto parece más un problema del kernel que otra cosa, y quizá en la nueva versión se haya corregido.

Publicado por

miltondp

Soy Ingeniero en Sistemas de Información y actualmente vivo en la ciudad de Santa Fe (Capital), Argentina. Estoy haciendo un Doctorado en Ingeniería, y me gusta mucho leer, y de vez en cuando escribir.