Razones para ser católico

UPDATE: Hay un segundo post sobre el tema en esta dirección. No solo el post en sí tiene información interesante, sino todos los comentarios que se han escrito en el mismo.

Hace mucho que quería escribir un post así. Hace unos días apareció la oportunidad perfecta, y aquí está.

Una buena pregunta a los que somos católicos: ¿por qué lo somos? ¿por qué no pertenecemos, por ejemplo, a alguna denominación protestante? Quizá muchas respuestas sean “porque mis padres me criaron así”. Por lo menos esa hubiese sido la mía si me lo preguntaban hace unos años.

Una buena respuesta podría ser algo así: “soy católico porque la Iglesia que fundó Jesús hace 2000 años subsiste en la Iglesia Católica. Porque Jesús estableció los sacramentos, porque instituyó su Iglesia sobre el fundamento de los apóstoles (o sea, es apostólica), porque designó a un Vicario en la Tierra que es el Papa, porque María fue preservada de todo pecado desde su concepción y es nuestra Madre. Y fundamentalmente… todo esto no sólo es perfectamente bíblico, sino que es lo que creían los cristianos de los primeros siglos.”

Hace unos días, en la reunión de mi comunidad vimos un video. En el mismo, Pepe Alonso, el conductor del programa “Nuestra Fe en Vivo” que pasan por EWTN, hace una entrevista a Fernando Casanova, un ex pastor evangélico convertido al catolicismo. Su testimonio es impresionante: varios años haciéndose preguntas e investigando para terminar, finalmente, en la Iglesia Católica (en un principio, en contra de su voluntad).


La entrevista está cortada en varios videos. Este es el primero:

… y el segundo, el tercero, el cuarto y el quinto.

Todo empieza con su preocupación por el destino eterno de las almas que tenía bajo su responsabilidad. Él mismo dice que sabía que Dios le iba a pedir cuentas si inducía al error a aquellas personas a las que le enseñaba.

El, en la entrevista, cuenta esta situación que le tocó vivir: cuando intenta convertir a una luterana que pasaba por un embarazo difícil, ya pasado el período de preparación, Fernando le dice que tiene que bautizarse. La luterana le dice que no: ella ya se había bautizado y no debía hacerlo otra vez, pues “la Biblia dice que debemos perceverar en un sólo bautismo”. Además, para justificar el bautismo de párvulo, la luterana le citó la parte en que Jesús dice “dejen que los niños vengan a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. Además su denominación (los luteranos) era más vieja que la de Casanova, fundada por el mismo Martín Lutero, y en la que se bautizaban a los recién nacidos.

Fernando se quedó sorprendido. El tenía buenos textos para contradecirla, y ella también los tenía para contradecirlo. Era la palabra de uno contra la de otro.

Cuando Fernando intentaba convencer a otros de que debían adoptar su fe evangélica, no pocas veces se topó con frases como “Está bien pastor… eso es lo que usted dice. Pero casualmente el Testigo de Jehová que acaba de retirarse hace 10 minutos tiene una opinión distinta a la suya”.

Todo esto fue sembrando la semilla de la duda en Fernando. En un momento de la entrevista dice: “Era una oferta en contra de la otra”.

En este contexto de fragmentación, algo que le impresiona es que todos dicen tener la verdad, pero lo cierto es que cada uno dice cosas distintas, y afirman estar basados en una misma Biblia, e inspirados en un mismo Espíritu Santo. Contradictorio… ¿no? En una parte cita la Biblia (se sabe todos los pasajes de memoria), cuando Jesús dice que Él iba a enviar al Espíritu Santo, que es el Espíritu de Verdad, para referirnos a nosotros a la verdad plena y completa, una sola verdad (Juan capítulos 14 y 16).

En una parte de la entrevista dice:

Este tipo de cosas fueron las que me crearon ciertas dudas: caramba, ¿estaré yo bien formado en esa verdad, la verdad bíblica, la verdad de los apóstoles, la verdad que el Señor delegó para que cuidaran e interpretaran aquellos apóstoles?

Muy buena la historia de su primera confesión, como paso último para convencerse y decidirse.

Bueno, no voy a arruinarles esto contándoles todo. Es un testimonio muy recomendable para aquellos católicos que quieran profundizar en su fe y tener argumentos de por qué ser católico es pertenecer a la verdadera Iglesia. Obviamente, también se los recomiendo a los no-católicos, para retar su fe.

A continuación algunas frases interesantes sobre los motivos de conversión. Pero hay que hacer una aclaración: hay muchas cosas más que se dicen con respecto a esto, pero no esperen que las ponga a todas. Además, recuerden que esto es sólo una entrevista. Fernando dirige (no se si ya terminó) un programa en EWTN llamado “Estoy en Casa”, donde ahí si la descose: muchas citas bíblicas, referencias históricas, análisis del pensamiento de aquella época, donde estudia profundamente cada pasaje bíblico y explica las verdades de fe católicas principales.

Frases sobre la conversión

  • “La división entre nosotros hace que la gente no crea”. A Fernando lo ayudó mucho este pasaje (Juan 17, 18 en adelante): “Padre, que ellos sean uno como tu y yo somos uno, para que el mundo crea que tú me enviaste”.
  • “En los libros de los Hechos esperaba encontrar mi denominación pentecostal, y me encontré con la Iglesia Católica”.
  • Sobre María: “En la mentalidad judía de aquella gente, la reina no era la esposa del rey. La reina era la madre del rey. Por lo tanto ella (María) debió haber sido honrada y venerada como lo que era: la madre del Rey, o sea, la Reina del Reino de los cielos” (en el video se confunde y algunas veces dice “madre” en lugar de “reina”).
  • “Ahora realizo mi fe evangélica a cabalidad en esta Iglesia. Ahora es que soy evangélico de verdad. Porque antes era un texto por aquí y un texto por allá. Una parte del Evangelio y otra parte del Evangelio. Ahora es todo el Evangelio.”

Otras frases interesantes

Estas son otras, muy interesantes para pensar y reflexionar, no tan relacionadas con el tema central de post pero muy provechosas:

  • Pepe: Los católicos somos muy fáciles de pescar. Estamos tan mal formados y no nos sabemos defender… que para alguien con la formación que tu tenías debió haber sido fácil.”
  • Fernando: “Yo llegué a tener amigos católicos, aunque ellos no me hablaban de su fe, pero yo sabía que podían defenderse. No compartieron su fe conmigo, y fue lamentable porque me hubiesen ahorrado mucho sufrimiento.”
  • Pepe: “Pena para nosotros los católicos. Yo creo que no puede haber un verdadero católico que no comparta su fe. Es impensable que un evangelizado no evangelice.”
  • Pepe: La Iglesia Católica ha permanecido a pesar de nosotros, los católicos.”
  • Fernando: “Yo no entiendo como hay gente que dice que se va de la Iglesia porque encontró situaciones de pecado. Como si en los otros lugares no lo hubiera… no podemos ser hipócritas tampoco.”
  • Pepe: La Iglesia, Fernando, es un hospital de pecadores, no un club de santos.”
  • Fernando: “Pepe, si la gente supiera el beneficio que se adquiere de vivir una vida sacramental intensa. Es maravilloso. ¿Por qué le tienen miedo al sacramento de la confesión? ¿Porque da vergüenza? Si, da vergüenza, pero es que… el pecado debe avergonzarnos.”
  • Pepe: Dios no quiere nietos, Dios quiere hijos. En la Iglesia estamos por decisión personal, no porque tengo un tío sacerdote que me metió o porque mi papá… Si estamos así, porque alguien nos metío, estamos mal. Tiene que ser por una convicción personal, un encuentro con Jesús, y porque yo (en primera persona) quiero ser miembro de esta Iglesia.”

Publicado por

miltondp

Soy Ingeniero en Sistemas de Información y actualmente vivo en la ciudad de Santa Fe (Capital), Argentina. Estoy haciendo un Doctorado en Ingeniería, y me gusta mucho leer, y de vez en cuando escribir.